sábado, 10 de abril de 2010

¿Puedo tener las trompas cerradas por haber usado un DIU?

A comienzos de los años 80 se publicó una serie de estudios epidemiológicos que demostraban un mayor riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica o salpingitis en las mujeres que llevaban un DIU frente a las que usaban otros métodos anticonceptivos como los hormonales o de barrera. Se creó entonces entre la opinión pública e incluso entre los mismos ginecólogos, especialmente en Estados Unidos, la idea de una asociación entre el antecedente de uso del DIU y una mayor incidencia de problemas de esterilidad debido a salpingitis crónicas.
Los resultados de estos estudios respondían, sin embargo, a un tipo de DIU muy concreto como fue el llamado ‘escudo de Dalkon’. Este modelo de DIU se comercializó en Estados Unidos en 1970 y se promocionó especialmente en mujeres sin hijos en quienes la inserción de los modelos anteriores era más dificultosa. Este mercado potencial incluía mujeres con mayor número de parejas sexuales y coincidió con una serie de cambios sociales (la época ‘hippie’ y del ‘amor libre’) que indujo una epidemia de infecciones de transmisión sexual. El escudo de Dalkon tenía además un defecto fatal de fabricación como fue incluir un hilo multifilamentoso para su extracción, cuya estructura facilitaba el ascenso de los gérmenes de la vagina a la cavidad uterina. El resultado fue efectivamente una epidemia de enfermedades inflamatorias pélvicas y de obstrucciones tubáricas y este modelo fue retirado del mercado en los años ochenta.
Los DIUs actuales de cobre, con hilo monofilamento, no suponen una protección frente a las infecciones como los anticonceptivos hormonales y, especialmente, el preservativo. Por ello no son el método más adecuado para mujeres con varias parejas sexuales. Pero tampoco suponen ningún factor de riesgo adicional, especialmente en mujeres con sólo una pareja sexual, frente a no haber usado ningún método anticonceptivo con anterioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada